desde el 04-24-2014 hasta el 05-08-2014

Querencias - Carencias
Antonio Corrales

Veis paisajes pero además son momentos. 
El batiburrillo: Quiero paz y tranquilidad, conexión con la naturaleza, con la luz de la naturaleza y con su penumbra, con el amor fraternal.

El mito de la convivencia, la soledad, lo otro.
La búsqueda, la estabilidad, el lugar.
La densidad de las cosas, nada que olvidar.
Involución, regreso al bosque, reflexión.
Pausa.
Contacto con el Uno.
Respirar, recordar, soñar, saborear.
Mirar y ver.
Evocaciones.

Niebla. También la culpa, el perdón
...
La viscosidad de la existencia.

Quién sabe?
Son imágenes... para imaginar, como su propio nombre indica.

 

TOPSICOLOGÍA

A medida que pasa el tiempo y “crecemos”, crecen nuestras redes afectivas. Creamos una trama, cada vez más complicada, construida por nuestros afectos, nuestros amores, amistades, deseos.
A veces hay rupturas y quedan huecos en la red difíciles de restaurar, entonces hay que remendarla y fortalecerla de nuevo.
A veces dejamos el agujero abandonado y se deshilacha, en ocasiones puede ser lo más conveniente, pero normalmente da lugar a inestabilidad emocional.
Esos pequeños vacíos pueden restar consistencia a nuestro estar, ya que, al fin y al cabo, la trama de nuestros lazos afectivos es lo que nos mantiene vivos, lo que justifica nuestra existencia.

Porque…¿Tendría sentido la vida si nadie te quisiera, si tú no quisieras a nadie?

El asunto puede convertirse en un problema cuando la red afectiva se extiende de un modo incontrolable y amamos o deseamos amar y ser amados por más y más gente que aparece en nuestras vidas.
Tarde o temprano aparece una ética que nos impide consumar o incluso iniciar todas las relaciones que cabría desear.
La confusión, la duda, la necesidad de elegir pueden generar verdaderos trastornos en nuestros corazones, llegando a provocar la desidia (inactividad generada por deseo en exceso), dando lugar al pesimismo respecto a la posibilidad de hallar una relación a nuestra medida, perfecta, mejor que todas las anteriores y que te aleje de la necesidad de tener que seguir buscando.

-“Me pregunto si es posible que yo encuentre a alguien lo suficientemente especial …”

Ocurre que cuando crees que sabes algo de la vida, el tiempo ha seguido pasando, sin parar, te has hecho mayor vives una vida que normalmente no es la soñada, la deseada, la imaginada.

Es cuando puede aparecer la desesperanza, no confías en nuevas historias y no pones la suficiente ilusión, te cuesta lanzarte, es difícil dejarse llevar-atrapar, caminas con cautela, sin entregarte plenamente.

Total, que al final te puedes quedar solo, y eso puede ser muy duro y perjudicial. De algún modo, la inmensa mayoría de nosotros dependemos de los demás, necesitamos como mínimo su aprobación, sentirnos aceptados, y en otro nivel sabernos queridos o incluso amados es ya como una gran realización personal.

Siguiendo los planteamientos de Nietzsche, puedes ir aprendiendo a tomar la vida como un experimento, probando siempre cosas nuevas, arriesgando un poquito, y no haciendo caso a la desconfianza en encontrar alguien interesante.
Ser una especie de espectador-paseante-observador de la vida, de la propia y de la de los otros, involucrándose más o menos intensamente en las vivencias propias pero sin parar de aprender, de observar las relaciones, la reacciones, poniendo a prueba a los demás y a ti mismo, provocando situaciones más o menos comprometidas y analizando resultados, con paciencia, con respeto, con conocimiento.
Poner a prueba los sentimientos, buscar todas tus facetas posibles, reinventarte y descubrir maneras de sentir, de amar, de desear, de seducir, de seguir jugando.
Puede ser divertido, puede ser incómodo, probablemente interesante, puede que rico, quizás no siempre gratificante, pero cada experiencia nos aportará algo y tendremos oportunidades de ofrecer más a más seres…

 

Tomo una frase del Tao para terminar:

AMA Y COCINA CON DERROCHE

Antonio Corrales

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y/o mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede que en este momento ya se halla guardado alguna cookie, para cambiar la configuración u obtener más información puede consultar la sección Política de cookies.